13 abr. 2010

Purita bazofia



Soy crítico anónimo por prescripción facultativa.


La médica me dijo que tengo mucho odio que canalizar, muchas frustraciones que combatir y demasiado tiempo para pensar, así que decidí cumplir con las normas que ella me dictaba. Siempre fui muy sumiso ante el poder.  Sobre todo el femenino.


Desde entonces realizo mis curas con el mismo escritor.


Es perfecto porque su manera de escribir y de expresarse es purita bazofia. Así tal cual.


Podría seguir diciendo que sus historias son estúpidas y repetitivas, que su lenguaje está a años luz de llamarse literatura y que, por ejemplo y para no cansar, está engañando a un público que, sin duda, merece algo mejor. Pero suelo resumirlo con “purita bazofia”. A la gente le gusta la expresión y a la obra le viene perfecto.


Mañana será un gran día porque “mi objetivo” publicará su último trabajo “Amor sin consecuencias” (Je, je, perfecto, ¿verdad?), y por la noche ya estaré preparando una crítica que empezará por esa “bazofia” de título y terminará por la mierda del final.


Sí, mañana será una gran jornada que terminará de manera grandiosa, aunque durante el día tenga quehaceres menos gratos, como madrugar, hacer la compra, y presentarme en la editorial. Odio esos días en los que la oficina se llena de clientes VIP y periodistas sin puta idea, esperando con impaciencia mi nueva publicación. La que desde hace años me ha hecho millonario pero que nunca he soportado.


Lisandro Rodríguez ©

Votar esta anotación en Bitácoras.com

7 comentarios:

María Martín dijo...

Je, je , jenial :-P

beatriz dijo...

Muy bueno Lisandro, dicen que todos los críticos se terminan pareciendo a sus críticas. jajaja

Julia dijo...

No sé porqué pero me recuerda a la peli " El Resplandor ",bravo.

Cristina dijo...

Me ha gustado mucho, Lisandro, especialmente el primer párrafo (ya nos comentarás más a fondo lo de la sumisión, ¡ayssss!). "Espero con impaciencia tu nueva publicación" y si te hace millonario, tal vez una cenita por tu tierra :-)

Helio dijo...

Genial, Lizandor. Pobres críticos, les estamos dejando lindos, jajajaja

Toñi Ramos dijo...

Sólo te faltó decir puritita bazofia como el mexicano profe nuestro. jajaj. me gustó. Pobres críticos !

LIlymeth Mena dijo...

Un critico que es feliz haciendo tiritas a los demas, es su oficio finalmente, que bueno que lo haga feliz, buen cuento ;)

Publicar un comentario