25 abr. 2010

Movimientos de tierra



Finalmente el juez decidió archivar la causa aplicando el sentido común.

No se sabe en cuántas fosas comunes los desaparecidos, los desconcertados, los que estaban volviendo de la condena del olvido irrumpieron en sonora ovación.

En otras tumbas —más localizadas y cómodas—, los verdugos empezaron a sentirse mucho más inquietos.

Helio Ayala ©


Votar esta anotación en Bitácoras.com

3 comentarios:

Lilymeth Mena dijo...

Muy bueno, Helio, necesito un poco de su sentido practico. Es usted increible, hombre.

María Martín dijo...

Ojalá sea así y los verdugos se retuerzan por toda la eternidad. Me encantó, Helio.

julia ortega dijo...

Muy bueno Helio hasta las víctimas recuperaron su honor.

Publicar un comentario