25 abr. 2010

Parto sin dolor



Cuando vi la bici delante de la camioneta me fue imposible frenar. La culpa fue toda suya: la luz amarilla me daba preferencia. No me bajé a echar bronca porque nunca se llega a nada. Seguro me habría querido sacar algún dinero. A esta juventud irresponsable que la mantenga el gobierno. Al llegar a casa me estacioné como siempre, bajé y puse la alarma. Quise abrir, no pude. Atravesé la puerta.


Lilymeth Mena ©
Votar esta anotación en Bitácoras.com

3 comentarios:

Lilymeth Mena dijo...

A eso llamo yo, un parto sin dolor.

María Martín dijo...

A eso lo llamo yo, cerrajería de urgencia :-)

julia ortega dijo...

De lo más desagradable, y muy bien narrado!!!

Publicar un comentario