25 may. 2010

Mundo paralelo





Cuando era niño todo lo imposible era tan sencillo. Como meterme dentro de una pompa de jabón, tapar el sol con un dedo mientras estaba tirado sobre la hierba, dibujar siluetas con las nubes. Todo cabía en un jarrito; podía meter un universo completo en una cajita de cartón o dentro de uno de mis bolsillos. Era capaz de encerrar alguna maravilla formando una diminuta jaula con las manos. Ahora que soy hombre, mi mundo no ha cambiado. Sigo haciendo lo mismo que hacia entonces. Escribo microrrelatos.


Votar esta anotación en Bitácoras.com

5 comentarios:

julia ortega dijo...

Me encanta!!!

María Martín dijo...

¿Tenía que ser hombre? ummm :-D

Lilymeth Mena dijo...

Lo escribí para Carlos. :$

María Martín dijo...

Pues te ha salido de un moñas...:-P

Héctor Luis Rivero López dijo...

Me ha encantado.

Publicar un comentario