23 jun. 2011

Hambre




Desperté con un apetito atroz e inaplazable; me dirigí a la cocina: el refrigerador estaba vacío; de una alacena obtuve un libro con docenas y docenas de sabrosísimas recetas; de inmediato lo herví en la olla a presión y luego puse la mesa dispuesto a darme un suculento banquete con sus páginas.

(El cuento. Mayo-junio 1985. Tomo XIV-Año XX. Número 93. Pág. 685)
Votar esta anotación en Bitácoras.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario