9 mar. 2013

Las frutas del Ángel. Presentación de las lunas de Olgoso




 “...ensartaba recuerdos en un largo collar de melancólicas piedras...”
“El narval”. La máquina de languidecer. Ángel Olgoso

   Ya me líe… otra vez o como siempre.

   Pero no me siento responsable, no es por mi culpa, soy sólo un arte-facto producto de estos tiempos, donde —volviendo a épocas oscuras donde la ahora llamada doctrina de la Fe más conocida como Santa Inquisición— bastaba con pedir perdón para lavar conciencias, y cargos públicos y dinero negro en cuentas suizas. O sea, la semana pasada.

  Pero dejemos los recuerdos que en plumas más certeras se ensartan para formar collares de melancólicas piedras.

   Vayamos mucho más allá, tan lejos como la semana que viene. Les propongo un viaje en el tiempo a través de las letras y las buenas compañías. Una ocasión de las pocas en las que Ángel Olgoso se deja ver por los patíbulos, perdón, prostíbulos, perdón, probóscides, perdón, proctólogos, perdón… atrios públicos para hablar de su obra.

   Será en Granada, se contará con la presencia del autor y con la inestimable y siempre encantadora presentación del poeta Juan Carlos Friebe. Y será en la Sala Cultural Nueva Gala en la que tantas otras buenas veladas se han dado. Será a las 8 de la noche del viernes 15 de marzo.

   Una tarde-noche que tiene toda la pinta de convertirse en una, otra, ocasión para compartir con amistades y una, otra obra maestra de la literatura de la mano de Ángel Olgoso.

Votar esta anotación en Bitácoras.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario