17 mar. 2013

Desahuciados: Relatos de la Crisis o una Antología de la Realidad



   «Las antologías son necesarias para todo proyecto editorial serio porque son un indicador no sólo de la situación de la producción literaria en un momento particular, sino sobre todo, de las formas de lectura que realizan los lectores especializados».

   Esta teoría más que comprobada ha sido parte fundamental del quehacer de una editorial como Traspiés con títulos como Ficción Sur, Cuentos del alambre (y Nuevos Cuentos del alambre) o Abierto por inventario (Vivero de relatos).

   Si, como dice Lauro Zavala, «la riqueza de un proyecto editorial puede medirse por la calidad de sus antologías[i]», el capital de Traspiés está más allá de toda duda.


   Fieles a este proyecto y en una (otra) época en la que publicar un libro es más un suicidio que un milagro, Miguel Ángel Cáliz y José Antonio López, responsables de esta editorial reconocida por sus cuidadas ediciones ha lanzado una convocatoria pública en busca de cuentistas para hacer una nueva antología, Relatos de la Crisis, a través del blog Desahuciados en colaboración con el Taller Paréntesis.

   Como indican, sus objetivos son:

   1. Difundir la importancia de tomar la palabra y reaccionar ante el latrocinio que estamos sufriendo.
   2. Publicar un libro de relatos sobre la situación, porque la literatura (el arte, en general) no puede quedar al margen de la realidad y debe comprometerse con su tiempo.

   En este caso el orden no altera el producto porque Relatos de la Crisis será una antología fruto de la situación actual y del compromiso de personas vinculadas (desde ambos lados del libro) con la realidad.

   Una verdadera antología de la realidad, una dosis de ficción que servirá como dopaje para subir las —demasiadas veces— estrechas, largas e inaccesibles escaleras de la torre de marfil donde se esconden la intelectualidad.

   Si la cultura se evade de la vida —la ficción no es un pretexto— porque existe un público (mal) educado que la utiliza con ese fin (la cultura, se entiende, porque la vida se dedican a dejarla morir), se convierte en un arte-facto elitista, vuelve a ser un producto de lujo fuera del alcance de la mayoría.

   Sin embargo, gracias a esta labor de difusión y de no-evasión, Traspiés nos deleita con la publicación de artistas cuya calidad no cabe en las “grandes” editoriales que editan libros como zapatos para exponer en los cortingleses.

   Artistas que hay que ir a buscar en ediciones cuidadas hechas con artesanía como Cristina Gálvez, Miguel Ángel Zapata, José Vicente Pascual, Aurora de Albornoz, Antonio Dafos o Norberto Luis Romero.

   «Que las antologías puedan ser consideradas como un género literario por derecho propio» es, en gran medida, gracias a proyectos como el de Desahuciados – Relatos de la Crisis.


[i] Los entrecomillados son extracto de “El arte y la técnica de elaborar antologías”. Zavala, Lauro. Cartografías del cuento y la minificción. Sevilla, Editorial Renacimiento, 2004.
Votar esta anotación en Bitácoras.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario