30 mar. 2010

Aurora



Cuando papá se fue de la casa y nos quedamos solas no me dolió ni me importo mucho; de todas maneras mamá y yo pasábamos la mayor parte del tiempo así, solas, buscando trabajos que se nos acomodaran en lugar de acomodarnos nosotras a ellos. El nuevo bebe ocupaba mucho tiempo: lavar pañales, cambiarlo, cargarlo para que no llorara, alimentarlo. Solíamos turnarnos para no dejarlo nunca encargado con nadie, así una trabajaba de día, la otra de noche.


De la escuela me echaron luego que no pude pasar los exámenes extraordinarios de los dos últimos bimestres. Por aquel entonces mamá había recién dado a luz y tuve que cambiarme al turno de noche. Entré a una fábrica de jeans; mi trabajo era muy sencillo, tenía que poner los botones con una maquina que los inyecta a presión. Nada del otro mundo, la paga era poca pero segura y nos ayudaba.


A veces, cuando mi hermanito y yo nos quedamos solos bajo el intenso calor que se siente a través del techito de lamina, me imagino si así de difícil es la vida para todas las mujeres.


Anoche salí del trabajo a las diez y media, esperé el autobús como siempre, le compré una paleta de chocolate a un chico que subió a vender en la parada del centro. Todavía la llevaba en la boca cuando descendí en la esquina de la casa. Todo era como antenoche y la noche antes de esa, hasta que un auto se emparejo a mis pasos.


Hoy amanezco sobre el suelo del desierto a las afueras de la ciudad, me duele tanto el cuerpo que ya ni me duele. Estiro la mano intentado agarrarme de lo que tenga cerca para ponerme de pie pero solo alcanzo unas cuantas rocas y hierba seca. Entonces comprendo: nadie vendrá por mí ¿a quien puede importarle una pequeña obrera hija de nadie? Ya no puedo defenderme, sólo me queda mirar por última vez un amanecer anaranjado sobre el cielo de Chihuahua.


Lilymeth Mena ©

Votar esta anotación en Bitácoras.com

8 comentarios:

Toñi Ramos dijo...

Usted sí que escribe, compañera . Un saludo .

Julia dijo...

P recioso y creo que está todo dicho.!!!

rubengarcia dijo...

breve e intenso

Lilymeth Mena dijo...

Lo que me encanta es que el profe no le cambio casi nada, gracias...beso, beso.

Carlos de la Fé dijo...

Mentirosa: te empachaste de "comas"... como te tacos al pastor :) Mua

Lilymeth Mena dijo...

Es que tu no lo sabes pero...las comas son muy sabrosas ¡¡ jajaja

Lisandro dijo...

Querida Lilymeth, es usted sorprendente...con exceso de comas o sin ellas.

Lilymeth Mena dijo...

Estimado Lisandro, es usted muy gentil, mil gracias...

Publicar un comentario